background

Crónica Oscura

11 La Cámara del Cronoplasto


Raziel abre las puertas de la cámara de flujo temporal y encuentra a Kain…

Kain: ¡Por fin! Debo decir que me decepciona tu actuación. Imaginé que llegarías antes. Dime, ¿tuviste problemas para aniquilar a tus hermanos?

Raziel: ¿Los tuviste tú al enviarme al abismo?

Kain: No. Tenía fe en ti. En tu capacidad de odio. En tu santurrona indignación.

Raziel: Mientes. No has podido prever todo esto.


Kain: La eternidad es implacable, Raziel.

Cuando me deslicé por primera vez en esta cámara hace siglos, no comprendía el verdadero poder del conocimiento. Conocer el futuro, Raziel. Ver sus caminos y vicisitudes dirigiéndose al infinito. Como hombre, nunca habría poseído estas verdades prohibidas.

Pero cada uno de nosotros es mucho más de lo que era antes. Si echas un vistazo más allá de lo posible, ¿no crees de todo corazón que nos hemos convertido casi en dioses? ¿y como tales, no somos indivisibles? Mientras quede uno de nosotros, seremos una legión.

Esta es la razón por la que debo arrojar a mis hijos al vacío. Puedo hacerlo con el corazón tranquilo.

Raziel: Muy poético, Kain, pero en definitiva sólo intentas dar una explicación a tus crímenes.

Kain: Estas cámaras ofrecen una revelación a aquellos con paciencia para mirar dentro. Tus prisas por encontrarme te han impedido mirar profundamente.

Nuestro futuro está predestinado. Moebius me enseñó el mío hace siglos. Cada uno desempeña el papel que el destino le ha escrito. Nos desplazamos irremisiblemente por caminos preconcebidos. El libre albedrío es una ilusión.


Raziel: He estado en la tumba de los Sárafan, Kain. Se ha revelado tu oscuro secreto ¿Cómo pudiste transformar a un sacerdote Sárafan en vampiro?

Kain: Cómo no iba a poder. Uno debe tener cerca a sus amigos, Raziel. Y a sus enemigos aún más cerca.

¿Puedes captar la absurda belleza de la paradoja? Somos iguales. Sárafan y vampiros. Las mismas guerras santas. La misma obsesión por dominar Nosgoth. ¿Quién mejor para servirme que aquellos cuya pasión trasciende toda noción del Bien y del Mal?

Raziel: No aplaudiré tu inteligente blasfemia. Los Sárafan eran salvadores que defendían Nosgoth de la corrupción que representamos. Tengo los ojos abiertos, Kain. No veo rastro de nobleza en el infierno al que sometiste a mi cadáver.

Kain: Puedes haber descubierto tu pasado pero no sabes nada de él. ¿Crees que los Sárafan eran nobles y altruistas? No seas cretino, aspiraban a lo mismo que nosotros.

Raziel: Deambulas por un laberinto de relativismo moral, Kain. Todos estos fantasmas. Todos estos presagios ¿A qué juegas?

Kain: El destino es como un juego ¿no? Y ahora esperas mi último movimiento.


Comienza la batalla. Si Raziel es vencido y regresa…

Kain: ¿Has vuelto para acatar tu destino, Raziel?


Tras golpear a Kain en tres ocasiones…





Kain: Casi me vences, Raziel, pero la cosa no termina ni así ni aquí. El destino promete más encuentros antes de que el telón caiga definitivamente.







Kain atraviesa el portal de la corriente de flujo temporal entre carcajadas. Raziel se dispone a seguirle…







Dios antiguo: Ten precaución, Raziel. Una vez que cruces este umbral, estarás más allá de mi influencia.



Raziel cruza el portal y aparece en una estancia diferente. Aparece Moebius…

Moebius: Raziel. Redentor y destructor. Peón y mesías.

Bienvenida alma errante en el tiempo. Bienvenido… a tu destino.





Continuará…














Labels